Vivanda, Carpe Diem.

No exagero quan afirmo que el restaurant Vivanda de Sarrià disposa de la millor terrassa gastronòmica de Barcelona. Un espai únic, un racó verd i un oasi urbà on la gastronomia no té cap dificultat, sorprenentment, per estar a l’alçada d’un marc tan excepcional. Sol ser norma no escrita que la combinació d’estètica i gaudi gastronòmic siguin anatema. No és el cas, en absolut, d’aquest magnífic restaurant de “zona alta”.

Si no fora perquè s’hi pot arribar amb l’autobús del 34 és fàcil que, quan deixeu anar la imaginació, tingueu l’agradable sensació d’estar en algun punt remot de la Toscana o en un racó privilegiat de la Provença. Però som a Barcelona, al vell mig del casc antic de Sarrià, una terra de frontera on la catalanitat ben exercida i el “pijerio” un punt tronat conviuen sense massa escarafalls. De nou tornant en normal el que també sol ser anatema.

No busqueu, en la cuina del Vivanda, cap artifici gastronòmic, cap excentricitat culinària ni cap manierisme pretensiós perquè no els trobareu pas. El que trobareu sense buscar-la és una cuina deliciosa, culta, divertida i hedonista. Una cuina que amb rigor, però sense “rigor mortis”, et passeja per la gastronomia catalana tradicional balancejada amb la recerca constant d’una temporalitat extrema. Jordi Vilà, els seu xef i copropietari, executa amb mestria una carta curta i sempre canviant farcida d’aclucades d’ull a aquest hedonisme del que us parlava: un hedonisme gastronòmic i també antropològic. Pareu els rellotges, deixeu-vos portar, apagueu el motor. Fent-ho gaudireu encara més i millor d’una oferta perfectament definida.

Una cuina amb discurs i sense cap (cap) excentricitat. Sembla difícil, oi? Una cuina fresca i golafre, amb equilibri i amb ganes d’agradar. Una cuina, en definitiva, que només pot ser executada per qui te prou fons d’armari i prou coneixement dels fonaments de la gastronomia catalana moderna. I també per algú a qui li agrada menjar. Perquè és impossible executar una proposta com la del Vivanda si, en el fons, no ets un hedonista apassionat.

Anar-hi al esclatar la primavera és un privilegi difícil d’explicar: ho és, en part, perquè aquella “temporalitat extrema” de la que us parlava és quan, gastronòmicament parlant, millor pot expressar-se. I ho és també perquè la frescor de la seva exuberant vegetació (domesticada tan sols a mitges) es troba en la seva fase de màxim esplendor, transportant-te, directament, a la primavera de Vivaldi.

Els primers bolets de temporada, els pèsols, els espàrrecs… La llista no pot ser exhaustiva i per això ho deixo aquí, apuntant, tan sols, maneres. Unes maneres i una idea-força que es combinen, sense dificultat, amb una proposta de carta farcida de mitges racions que mai arriben als dos dígits. I també amb tapes. Amb unes tapes de debò pels que, amb la seva mania de ser puntuals, poden compensar l’espera amb unes propostes de pica-pica que faran, segur, més plàcida l’arribada de la resta. D’aquesta manera, en lloc de mosquejar-te, t’alegraràs de tenir uns companys tan desconsiderats.

La recomanació: el peix salvatge al forn. Fresc, fresquíssim, fornejat EXACTAMENT al punt, així, en majúscules. Amb unes patates, una ceba i un tomàquet que, fent-li el llit a un déntol, un llobarro o un dot (aquí l’únic que mana és la llotja), et llençarà com un posseït a rascar, amb paleta, les patatones que, enganxades al fons de la plata, concentren tot el sabor d’aquests peixos tan robustos.

La idea: pugeu-hi a peu. Arribeu amb gana. Una mica esgotats. Oblideu-vos del cotxe, de la moto i de l’autobús. No només gaudireu més i millor de l’oferta culinària si no que, a l’hora, descobrireu, si no l’heu freqüentada mai, els tresors arquitectònics i el “charme” d’una antiga vila popular i d’estiueig que va ser annexada a la ciutat l’any 1921. I descobrireu, de pas, que la Barcelona “Pedralbera” també pot ser catalana, encara que sigui a mitges.
Desaconsellat per: els que no entenguin que la gastronomia, molt abans que un exercici masoquista, és un “tiquet d’experiència”, una proposta holística i un reflex de la cultura d’un país. I que no calen focs artificials per gaudir d’una memorable nit d’estiu.

La Factura: 87 euros per dos persones. Amb vi i cava a copes. Amb unes postres compartides, excelses (anar-se’n d’aquesta casa sense tastar la seva torrija castellana -o rosta catalana i “pain perdú” dels nostres veïns francesos-, hauria ser motiu de “cese”)

Cum Laude: la terrassa, fora de l’horari estrictament reservat als àpats principals, es converteix en un “meeting point” pels qui, per sort o per desgràcia, tenen l’oportunitat de perdre (guanyar) el temps mentre paladegen una cervesa o agafen el to amb un gin tònic que no necessàriament ha de portar cogombre. No li cal. Carpe diem.

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

Bocagrande: más cerca de NY

Ubicado en una de las zonas “hot spot” de la ciudad de Barcelona, Bocagrande tiene todos los números para convertirse en el restaurante más trendy de la capital catalana.

Todo juega a su favor; además de su ubicación, en el Passatge de la Concepció, pequeña travesía que conecta el Passeig de Gràcia con la Rambla Catalunya y sede desde hace décadas de la celebérrima cadena barcelonesa Tragaluz, la decoración, el estilo, la oferta, la gastronomía y el espíritu indomable de uno de sus socios, Joan Soler, son los argumentos y los “building blocks” de mi arriesgada apuesta. Sí, Bocagrande (y su alter ego Bocachica) van a ser, en pocos meses, el “must” hostelero de la ciudad.

La proximidad con el restaurante Tragaluz y con el vecino (pared con pared) Mordisco no es solo geográfica: sin copiarse en absoluto, Bocagrande competirá en el mismo terreno donde lo han venido haciendo durante años los restaurantes de Rosa Esteva. Porque su proximidad es, además de geográfica, emocional y de branding. Y no competirá en estas lides por oportunismo, lo hará por la determinación de sus propietarios que, en algunos casos, comparten biorritmos, ADN y hasta cosmovisiones. Si Tragaluz ostentaba, casi sin competencia, el honor de representar a la Barcelona más cosmopolita, europea, moderna y fashion, ahora les ha surgido un competidor, como mínimo, ex aequo.

Pero vayamos por partes. Bocagrande es el tercer establecimiento regentado por Joan Soler, después de la apertura y consolidación de otros dos exitosos locales con la enseña Big Fish, ubicados en la zona alta de Barcelona y en el Born respectivamente, que han venido levantando los ánimos en los últimos años de los que, como yo, creemos que la restauración ha dejado de ser una actividad unidimensional (disfrute gastronómico) para convertirse en otra cosa mucho más multdimensional: esto es una experiencia holística que, además de enriquecerte gastronómicamente, debe divertirte, accionándote a través de todos los sentidos. Y no solo hablo de la decoración, del ambiente, de la música y de la clientela, hablo también de la interactividad emocional que un restaurante de éxito debe propiciar para convertirse en un destino ineludible.

Bocagrande repite interiorismo, como ya lo hiciera en el Big Fish, con el decorador más de moda y más impactante que hay hoy en España: Lázaro. Y hablar de interiorismo y decoración en el Bocagrande no es hablar de algo adicional a su oferta, es hablar de su ADN, del “moll de l’os” como decimos en catalán. La decoración del Bocagrande, impactante, única, personal, rica, lujosa y sobria a la vez, es su principal hecho diferenciador. Aprovechando espacialmente una antigua casa burguesa del conocido pasaje, Lázaro ejecuta, en las tres plantas del establecimiento, un ejercicio de estilo digno del Meatpacking de Nueva York. Con colores tostados, materiales nobles y objetos decorativos originales, Bocagrande recrea un ambiente entre lo Safari-Chic de lujo lo y colonial-indiano que no tiene ninguna referencia en Barcelona. Bocagrande no se parece a ningún otro restaurante y ese es otro punto a su favor. Lejos del minimalismo recalcitrante que nos ha anestesiado durante en las últimos años, Bocagrande es rico, una cornucopia barroca de recursos decorativos de todo tipo, donde destacan, por su impacto e insolencia, cabezas disecadas de animales exóticos de las llanuras del Serengueti compitiendo, con elegancia, con baldosas de patente barcelonesa como las que alfombran tradicionalmente el Passeig de Gracia. Si Gaudí levantara la cabeza se orgullecería al ver que su legado modernista ha dejado de utilizarse banalmente, como se hace en cientos de establecimientos de toda la ciudad, para integrarse en proyectos decorativos que pican mucho más alto que aquellos que hacen simples fuegos artificiales solo aptos para turistas con su resabiado y relamido “trencadís” .

Hablar de la decoración y la puesta en escena del Bocagrande es hablar de valentía. Nada es “dejavu”, nada es previsible, nada puede dejarte indiferente: Lázaro y sus socios han querido llevar lejos su impronta radicalmente cosmopolita y “avant-garde”. La decoración, provisional todavía en algunos espacios del establecimiento (no hace ni dos semanas desde su apertura a trote cochinero), es pues el eje conductor del establecimiento. Porque la puesta en escena es, como mínimo, tan importante como el interiorismo. Una puesta en escena que aparece, por ejemplo, en la indumentaria de los camareros, un extraño y sorprendente “melting pot” de estilos que mezclan la estética del subcomandante Marcos con la imagen todavía persistente en la retina del Freddy Mercury más descabellado. Y todo ello apadrinado en los pies por la revivida marca Dr. Martens. Vivir para ver.

Bocagrande tiene todos los números, como decía, para convertirse en el restaurante de moda de la ciudad. Y además va a hacerlo porque es de aquellos raros restaurantes donde la clientela va a ser nacional e internacional a partes iguales. Turismo y locales van a darse la mano graciosamente en el Bocagrande sin que nadie pueda remediarlo. O sin que nadie pueda impedirlo mejor dicho, porque se intuye desde la distancia corta y larga que esa es precisamente una de las voluntades de sus dueños. Internacionalizar el restaurante. Pero ojo, al Bocagrande no va a venir cualquier turista. Y no porque las chanclas y las camisetas imperio no sean “wellcomed”.Primero porque es sabido que el turismo de Rambla Catalunya no es exactamente el mismo que el del Park Güell. Pero sobretodo porque en Leeds, en Liverpool, en Munich o en Marsella no han visto un restaurante como éste en su vida. Si los habrán visto quienes residan en Londres, Nueva York, Milán o París. Porque, insisto, uno de los mayores impactos que me ha causado el Bocagrande es que es un establecimiento radicalmente internacional en su interpretación de la decoración y de los espacios.

Y con barra! Una barra que gana protagonismo en medio del restaurante tanto por su decoración no comestible como por la comestible. Una espectacular vitrina expone, sin remilgos, langostas, ostras, almejas King-size, gambas rojas y navajas que parecen espadas, reposando en el hielo mientras esperan ser ejecutadas, aún con vida, en las sartenes de la cocina del sótano. Y en esa barra que además promete ser cervecera (tiembla, Botafumeiro) podremos comer, beber y hacer lo que nos plazca mientras vemos y somos vistos en todas direcciones.

Pero como todo tiene su raíz en el mundo, incluso la más desarraigada alma del “multiculti” más activista que pulule por la ciudad, Bocagrande imprime un sello local importante en su cocina. Porque después de todo lo escrito hasta el momento, que nadie piense que la cocina y la oferta hostelera en general, son residuales en el Bocagrande. Contrariamente, la cocina que he podido disfrutar en mi primera visita es de Champions League. No es, ni lo pretende, un restaurante gastronómico al uso. Es un restaurante con una cocina seria, sólida, de producto y de ejecución brillante que se posiciona en el grupo de establecimientos donde la relación calidad precio es importante y donde, claramente, los árboles te dejan ver el bosque. Donde la oferta de la carta se balancea democráticamente, implicando este hecho que todo el mundo, al menos todo el mundo que valore la gastronomía, puede comer o cenar siendo él, y solo él, quien decida lo que quiere gastarse: 20 euros o 300. Dependerá de su elección, de las bebidas que escoja y de lo caprichoso que se muestre con la oferta de marisco fresco del día, que la cuenta sea módica como un menú ejecutivo de cualquier restaurante medio y medio-alto o más bien subidita de tono.

En los fogones se ha instalado el que fue segundo de cocina del restaurante The Mirror, lo cual no debe deberse a una casualidad ya que la experiencia adquirida con del recetario de la cocina marinera moderna de Paco Pérez, será capital para coger con mano firme el mando de una cocina con una impronta tan marinera como la que Joan Soler viene ejecutando con maestría en el Big Fish. Una cocina centrada en el mar y en el pescado (de aquí y de la Conchinchina) sin parangón ni referentes en la ciudad Condal. No es casualidad que Joan, hijo de pescaderos y pescadero de profesión y de devoción, con dos importantes paradas en el mercado de Galvany, repita fórmula con los pescados. Sabe más de ellos que Neptuno.

En mi visita disfruté de unas gambas rojas y unas cigalas del mediterráneo a la brasa perfectamente ejecutadas. Un steak tartar de atún rojo que repite la fórmula (y éxito) del Big Fish, un pulpo a la brasa con puré finísimo de patata del bufet, unas vieiras king size con jamón ibérico deliciosas y unos chipirones encebollados con tomate y pimientos para mojar pan. En mi visita fui agasajado, además, con unas pruebas de futuros platos (sí, el Bocagrande va a estar todavía rodándose durante el mes de Agosto para presentarse, exultante, a principios de Septiembre) que me dejaron una muy buena sensación. Entre ellos un foie poele con puré de patata y trufa en copa que promete y un Tiramisú deconstruido (o reconstruido) al que sustituyen el clásico mascarpone por una deliciosa crema catalana en espuma. Este último plato, más una pannacotta excepcional, configuraron el 100% de mi degustación.

Pero el Bocagrande es mucho más: es también el Bocachica. En la planta intermedia, el establecimiento cuenta con un espectacular bar de copas-coctelería que será la envidia de los locales. Todos querremos ir a tomar un gin-tónic (tiene más de 10 diferentes) apostados en una suntuosa barra flanqueada por dos enorme colmillos de paquidermo de los cuales preferí no preguntar su identidad o procedencia. Si son de verdad, ole tus huevos, y si son de mentira, felicitaciones al artesano. La city, la de Barcelona no la de Londres, pasará enterita por ese selecto espacio. La decoración, las copas, las cervezas y, sobretodo, la música serán la melaza a la que nos adheriremos casi sin quererlo.

Y hablando de música, lo que merece mención aparte son los lavabos que se encuentran en el sótano. No, no me he confundido: hay que hacer una visita a los lavabos para conocer al dj residente del Bocagrande, pues su cabina, perfectamente instalada en pleno centro de la zona de lavabos, que, para colmo, son unisex, luce orgullosa para dignificar hasta los altares a lo que antiguamente llamaban los “excusatorios”. Ahora ya no va a quedar ninguna excusa para quedarnos con la boca abierta cuando visitemos a nuestro abogado Roca. Rectifico, pues, mientras escribo: el meeting point de Barcelona no va a ser la barra del Bocachica, va a ser la zona de lavabos del Bocagrande. De verdad, sin desperdicio.

Y para noviembre o diciembre se abrirá la tercera planta ya para el cum laude: un pabellón chino (¿qué narices será un pabellón chino?) adornará la zona de reservados y la zona de terraza para fumadores de puros, de chicha o de lo que sea. Que tiemblen los castillos de Windsor, de Balmoral y del Loira. Sus “petits racons chinoises” decorados con porcelana y motivos orientales tan de moda en el siglo XVII i XVIII van a ser barridos por la brillante imaginación de Lázaro.

Y para acabar: el establecimiento cuenta con una amplia, agradable, estilosa y ajardinada terraza perfectamente acondicionada. Será , seguro, motivo de frecuentes disputas y agrias “emprenyamentes” para conseguir una preciada mesa en el espacio que ocupa en la parte interior del restaurante de planta baja. Y además está a la espera de la concesión definitiva de una tercera terraza que ocupará parte del Passatge de la Concepció justo después de su inminente peatonalización.

Bocagrande, Savoir Vivre.

Publicat dins de Uncategorized | 13 comentaris